Elevados hace decenas de millones de años por fuerzas orogénicas y esculpidos a lo largo del tiempo por diversos agentes geológicos, como glaciares, ríos y fenómenos cársticos, los Picos de Europa se erigen como una singular unidad geológica. Situada con prominencia entre la Cordillera Cantábrica y las sierras litorales del mar que comparte su nombre, esta formación montañosa ha sido moldeada por la acción de la naturaleza a lo largo de los milenios.

Fotografía del lago de la Ercina, durante el mes de mayo, situado a sunos 1108 metros sobre el nivel del mar. Junto con el lago Enol, próximo a éste, forman los conocidos "lagos de Covadonga". 
Foto: J.C. Muñoz/Incafo
Lago de la Ercina, durante el mes de mayo, situado a unos 1108 metros sobre el nivel del mar. Junto con el lago Enol, próximo a éste, forman los conocidos «lagos de Covadonga».
Foto: J.C. Muñoz/Incafo

Los Picos, un complejo de imponentes formaciones de caliza, abarcan una extensión aproximada de 575 km2, distribuyéndose administrativamente entre las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria y Castilla y León. Su cercanía a la costa, la orientación Este-Oeste de sus crestas y las elevadas altitudes que alcanzan sus cumbres, superando los 2.600 m sobre el nivel del mar, confieren a esta cadena montañosa una notable influencia en el clima local. Esta influencia se refleja tanto en el patrón de temperaturas como en los niveles de precipitación en la región.

En la vertiente norte, se experimenta un clima oceánico distintivo, caracterizado por abundantes precipitaciones distribuidas a lo largo del año. Las temperaturas muestran un régimen suave, con pocas fluctuaciones notables, excepto en las altitudes más elevadas de la montaña. La presencia frecuente de nubosidad limita la radiación solar, manteniendo una humedad relativa generalmente elevada. En contraste, los valles interiores al sur de la cadena montañosa de los Picos de Europa, resguardados por la barrera orográfica que bloquea las masas nubosas provenientes del mar, experimentan una mayor insolación. Esto se traduce en temperaturas más altas durante el verano y una disminución de las precipitaciones debido a la limitación de los frentes oceánicos. En estos valles, el clima local adquiere un distintivo carácter submediterráneo.

Las cumbres de los Picos de Europa están envueltas en nieve la mayor parte del año, con algunos neveros, llamados localmente «cembas», que persisten a lo largo de las cuatro estaciones. Las lluvias y, especialmente, las nieblas, conocidas por los lugareños como «borrina» y «encainada», son fenómenos meteorológicos distintivos de esta región montañosa. La «encainada», que se forma repentinamente y envuelve con densidad casi cotidiana los intrincados paisajes de cumbres, valles, cortados y depresiones, es la responsable, según saben los pastores, naturalistas y montañeros, de extravíos humanos. Estos no siempre se resuelven con un simple susto, sino que, lamentablemente, han dado lugar a numerosos y trágicos accidentes.

Una característica destacada de las montañas de los Picos de Europa es que no funcionan como una divisoria de aguas, como se mencionó anteriormente debido a su ubicación entre la Cordillera Cantábrica y el Mar Cantábrico. En lugar de eso, todos los cursos fluviales fluyen hacia el norte, desembocando en este mar a través de los ríos Sella y Deva. Estos ríos y algunos de sus afluentes atraviesan el conjunto montañoso mediante profundos cañones, dividiéndolo en tres sectores identificados como el Macizo Oriental o de Anclara, el Macizo Central o de Los Urrieles y el Macizo Occidental o de Cornión.

Delimitado por los ríos Deva y Duje, este macizo montañoso, el de Anclara, se extiende entre Asturias y Cantabria. Su desarrollo abarca aproximadamente 12 km en dirección Norte-Sur y cuenta con más de una veintena de cumbres que superan los 2.000 m sobre el nivel del mar. Entre estas destacan La Morra o Tabla de Lechugales, con una altitud de 2.441 m, así como los Picos del Jierro, con 2.438 m, y Cortés, que alcanza los 2.370 m. Cabe destacar que el río Duje, tributario del Cares, que a su vez desemboca en el Deva, añade un componente hídrico notable a esta pintoresca geografía.


Los límites impuestos por el río Duje y su receptor, el Cares, delinean el área de Los Urrieles, que abarca unas dimensiones de 12 km en dirección Este-Oeste y 15 km de Norte a Sur. Este Macizo Central alberga las cumbres más elevadas de los Picos de Europa y de todo el complejo montañoso de la Cornisa Cantábrica. La cima máxima, la Torre de Cerredo, alcanza los imponentes 2.648 m de altitud. Además, cerca de cuarenta cumbres superan los 2.000 m, con al menos una veintena elevándose por encima de los 2.500 m. Entre las más destacadas se encuentran El Llambrión (2.642 m), Torre Blanca (2.617 m), Peña Vieja (2.613 m), el icónico Naranjo de Bulnes o Pico Urriello (2.519 m) y la imponente Torre de los Horcados Rojos (2.515 m). Es de destacar que otro pico de 2.500 m, el Pico Tesorero (2.570 m), sirve como el punto geográfico de convergencia de las tres comunidades autónomas que comparten el control de los Picos de Europa.

El Macizo Occidental, también conocido como Macizo de Cornión, se encuentra demarcado por los ríos Cares y Sella, abarcando unas dimensiones de 21 km en dirección Norte-Sur y 25 km de Este a Oeste. Este sector alberga más de cuarenta cumbres que se elevan por encima de los 2.000 m sobre el nivel del mar. Entre ellas, destaca la imponente Torre o Peña Santa de Castilla (2.596 m), anteriormente conocida como «de Caín» debido a su proximidad a este lugar leonés, siendo una de las cumbres más notables y representativas de la región cantábrica. Junto a ella, la Torre de Santa Maria o Peña Santa de Enol (2.478 m) y las Torres de Enmedio, del Torco y de Cebolleda (2.465 m, 2.450 m, 2.438 m respectivamente), forman el conjunto más elevado de este macizo. Es precisamente en el Macizo Occidental, gestionado administrativamente por Asturias y Castilla y León, donde se encontraba ubicado el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *